Advierten con los golpes de calor

Teniendo en cuenta las altas temperaturas que se registran en la provincia, los equipos de Salud recomiendan extremar medidas de prevención para evitar golpes de calor, especialmente en los bebés, niños y niñas.
Las altas temperaturas producen en el aparato cardiovascular mayor riesgo de deshidratación y malestares relacionados con el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. El cuerpo empieza a tener dificultades para regular la temperatura y esta comienza a elevarse por arriba de 37 grados, ya sea a causa de la deshidratación, por el agotamiento del mecanismo del sudor o por desajustes del centro cerebral que regula la temperatura.
Si bien todos somos propensos a sufrir golpes de calor, hay grupos etarios que son más vulnerables y son ellos a quienes se debe atender con especial cuidado en días de temperaturas muy altas:
- bebés, niñas y niños especialmente menores de 1 año (ya que su cuerpo tiene menor capacidad para regular su temperatura).
- bebés que padecen de fiebre por otras causas o diarrea.
- niños y niñas con obesidad o desnutrición
- embarazadas.
En lactantes, la Sociedad Argentina de Pediatría, recomienda:
- Amamantar frecuentemente de día y de noche; es importante la lactancia, por su gran composición nutritiva e hidratante.
- Si tu bebe es menor de 6 meses SOLO necesita leche materna con frecuencia, NO ofrecer agua ni otros líquidos.
- Vestir al pequeño con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros e incluso desvestirlos.
- Evitar la exposición del bebe al sol entre las 10.00 y las 16.00 horas.
- No permanecer junto al bebe dentro de vehículos estacionados y cerrados.
- Si esta decaído, irritable, hace menos pis, dolor de cabeza y/o fiebre, CONSULTE con un profesional de salud en el Centro de atención más cercano.
En niños y niñas:
- Ofrecer continuamente agua, no esperar que pidan.
- Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos.
- Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
- Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten.
- Evitar que se expongan al sol especialmente en el horario de 10 a 16 o bien, protegerlos de sus efectos si no se puede evitar la exposición: con el uso de ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares adecuados.
Otro factor de importancia es el uso de sistemas de refrigeración. Los aires acondicionados tienen que estar a una temperatura confortable, no que se precise abrigo, es decir a una temperatura de 25 o 26 grados es lo aconsejable. Por otro lado, cuando uno sale al aire libre con una temperatura de 42 grados, lo recomendable es hacer un paso intermedio de ambientación, como por ejemplo estar en un ambiente sin aire acondicionado y después de unos minutos pasar al calor, ya que los cambios bruscos son malos para el organismo.
Los síntomas a tener en cuenta son: dolor de cabeza, malestar, irritabilidad, deshidratación, frecuencia respiratoria más acelerada, menor producción de orina, taquicardia, mucosas secas, frecuencia cardíaca acelerada, ojos sin brillo.
En caso de presentar algún síntoma, se recomienda concurrir al pediatra de cabecera o a cualquier centro de salud más cercano.